¿Quieres un aumento salarial? No hagas esto

5 malos hábitos en el trabajo.

0

Lo que odian los jefes.

¿Llevas tiempo considerando que eres lo suficientemente responsable y profesional en tu trabajo, y no entiendes por qué no has obtenido ese tan ansiado aumento salarial? Antes de pensar en darte un salario más elevado, tus jefes seguramente esperan más de ti.

Éstos son 5 de los malos hábitos que pueden estar estropeando ese tan anhelado sueño:

Llegar tarde                                             

Casi siempre que las personas se retrasan se debe al exceso de confianza en que “todo está bajo control”. No es que no debamos confiar en nosotros mismos, pero el tiempo hay que manejarlo con cuidado, no ser tan optimistas con él, y más vale llegar temprano que tarde. Además, nuestro retraso puede también afectar a nuestros colegas, lo que finalmente dejaría de ser profesional.

Pasar demasiado tiempo en el celular o redes sociales 

Los celulares y las redes sociales están ya arraigados a las vidas de las personas. Según Pew Research, el 34 por ciento de las personas acepta que usan redes sociales en el trabajo, además de que un 27 por ciento reconoce conectarse con amigos y familiares mientras trabajan. Los jefes, obviamente, notan que los estamos usando y nos estamos distrayendo.

Debido a eso, el 19 por ciento de los empleadores creen que sus trabajadores en realidad laboran solo cinco de las ocho horas que deberían, ya que los celulares pueden reducir la productividad hasta un 55 por ciento. Plop!

Responder los correos como si contestaras los mensajes de Whatsapp 

Debemos darle la suficiente importancia a los correos electrónicos que recibimos en el trabajo. No, no estamos chateando en Whatsapp con nuestros amigos, familia, grupos de autoayuda o de clases de macramé. Cuando un supervisor, cliente o colega nos envía un correo para averiguar el estado del proyecto en el que estamos trabajando, lo ideal es ser claro y franco, pero siempre empleando un lenguaje a la altura. Contestar mal puede incluso dañar nuestra reputación.

Tener un equilibrio pobre entre la vida familiar y laboral 

Una buena vida fuera de la oficina se refleja inevitablemente en un buen desempeño laboral y, casi siempre, lo es también al revés. Nunca debemos olvidar que nuestra prioridad somos nosotros mismos, y ese auto-equilibrio se replicará en todas nuestras actividades y relaciones con las demás personas, primordialmente en la oficina donde pasamos tanto tiempo del día.

No aceptar críticas o admitir errores 

El no aceptar críticas es uno de los errores más grandes que puede cometer un trabajador. Siempre restará méritos y perjudicará tu imagen, sin importar tu talento ni experiencia. Una actitud defensiva sugiere que no estás dispuesto a escuchar a los demás, mediar diferencias o asumir responsabilidades de tus errores y arreglarlos.

La lista puede seguir y seguir, pues todos tenemos malos hábitos que corregir. Lo importante es estar dispuesto a hacerlo, y no dejarlo para después (otro muy mal hábito que podremos incluir en nuestro próximo listado). No olvides, lo que es bueno para ti es bueno para tu entorno.

Fuente: Merca 2.0.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here