¿Quieres diferenciarte entre la competencia? 3 formas de hacerlo

0

Una de las mejores maneras de llamar la atención de los clientes es diferenciarse claramente de la competencia, una estrategia que puede llevarse a cabo de diversas maneras. 

Y es que quizás has escuchado eso de que es bueno tener competencia; y aunque es verdad, me imagino que cuando aparece alguien ofreciendo un servicio similar al tuyo, muy bueno no te debe parecer.

Pero la verdad es que no podemos evitar la competencia y a medida que se va haciendo más fácil abrir una tienda online o empezar un negocio, seguirán apareciendo más.

Porque las barreras de entrada cada vez son más bajas. Lo que sí podemos evitar es que nos tiemble el piso cada vez que aparece alguien con algo similar, y la forma de hacerlo es construyendo una marca que se diferencie más allá de los servicios en sí mismos.

Para que no importe quién llegue, debes estar tranquilo de que lo que estás ofreciendo es lo suficiente distintivo y esto no haga que te desenfoques a cada rato mirando qué están haciendo los demás.

La mayoría de los gerentes de ventas tienen su ‘manera de trabajar’, ​​y en los mercados pequeños prevalece la frase “así es como siempre lo hemos hecho”.

Esa frase no solo causa una falta de crecimiento, sino que lentamente conducirá a la complacencia y a la pérdida de ingresos. Hay formas de liderar y formas de vender buenas ideas a los clientes, y cuando se combinan con ciertos intangibles, estas cosas te ayudan a distanciarte de tu competencia.

Hay tres áreas que diferencian a los profesionales de ventas: ética de trabajo, integridad y comunicación. Están interrelacionados, y lo bien que lo hagas en uno puede tener un gran impacto en lo bien que lo hagas en los otros dos.

Ética

Hay una expresión que muchos analistas de retransmisiones deportivas expresan en los negocios: «No se puede entrenar la velocidad». Sin embargo, puedes entrenar la ética de trabajo.

La mayoría de los colegas te dirán que alguien tiene una ética de trabajo sólida o no.

Sin embargo, algo creíble es que la ética del trabajo se puede enseñar. Si deseas avanzar más en tu carrera y superar las expectativas, necesitas una ética de trabajo sólida. El calificador está en ti: ¡Tienes que querer llegar más lejos en tu carrera!

Puedes aprender de aquellos que admiras en tu vida, los que vale la pena imitar ¿Están siempre en el trabajo temprano? ¿Completan su trabajo? ¿Inventan excusas o son resistentes e ingeniosos y encuentran la manera de hacerlo realidad?

Demasiadas veces se ven a personas muy talentosas fracasar en un trabajo porque no se esforzaron. Además, se ven más personas de las que se pueden contar que querían más y que transformaron su carrera al desarrollar una ética de trabajo más fuerte.

Simplemente haz lo que te apasiona sin pensar en lo malo que pueda pasar. La decisión es tuya.

​​Integridad

La integridad es hacer el bien cuando nadie más está cerca para verlo. Hacer lo correcto siempre, y cumplir con tu compromiso de hacerlo por tu empresa, tus clientes y colegas.

También significa ser capaz de admitir que cometiste un error. En la transmisión/ventas comerciales, se deben tomar decisiones que guíen la publicidad y el marketing de los clientes por años, y no todas las ideas funcionan. Algunas campañas se quedarán cortas.

¿Tienes la integridad para admitir ante un cliente o compañero de trabajo que has cometido un error? Es importante aprender de nuestros errores y tomarlos en cuenta para recuperar lo perdido y hacerlo mucho mejor. 

La integridad toma toda una vida para construir y un momento para destruir. Usa la empatía para marcar una gran diferencia al señalar algo negativo, para que los demás escuchen lo que quieres expresar. 

Comunicación

Una de las mayores necesidades que tenemos es la necesidad de ser escuchados y comprendidos. Tener nuestras palabras reconocidas, especialmente en el trabajo, nos hace sentir como un miembro apreciado y valioso de la organización. Y cuanto más te comuniques con tus clientes, más se sentirán valorados y apreciados.

Comunicarse es una de las cosas más fáciles de hacer. ¿Por qué, entonces, tantos profesionales de ventas (y su gerencia) no logran comunicar ni el más simple de los mensajes a los demás?

Por supuesto, hay personas que son perezosas y no se preocupan lo suficiente por sí mismas como para reconocer una ética de trabajo sólida, integridad y buena comunicación si estuvieran justo frente a ellos.

¡Hacer lo que hay que hacer hablará más fuerte que hablar de lo que deberías estar haciendo!

Distanciate de los demás dejando que tu ética de trabajo, integridad y comunicación hablen mucho mientras predicas con el ejemplo en silencio.

¿Cómo te gustaría ser recordado por los demás, alguien que hace lo correcto sin importar nada? ¿O alguien que haría cualquier cosa para conseguir una venta?

Esta nota fue realizada con base en un artículo publicado por Radio Ink.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here