Showprep – Noticias 12 de Julio

0

DETECTAN EN BÉLGICA EL CASO DE UNA MUJER FALLECIDA CON DOS VARIANTES DE COVID

Investigadores del hospital Onze-Lieve-Vrouwziekenhuis (OLVZ) de Alost en el norte de Bélgica, han detectado el caso de una mujer nonagenaria que murió en marzo tras haberse infectado con dos variantes del coronavirus, la alfa, aparecida en el Reino Unido, y la beta, originaria de Sudáfrica. «Se trata de uno de los primeros casos documentados de coinfección con dos variantes preocupantes de SARS-CoV-2″‘, aseguró la bióloga molecular Anne Vankeerberghen, autora del estudio, en declaraciones recogidas por el diario De Morgen. La mujer, que no había sido vacunada, ingresó en el centro hospitalario en marzo tras haber dado positivo en la prueba del coronavirus. Aunque sus niveles de oxígeno eran buenos en un primer momento, su estado se deterioró con rapidez y falleció cinco días después de ingresar en el hospital. Cuando realizaron las pruebas para detectar las variantes preocupantes, el personal médico descubrió que la paciente se había contagiado con la alfa y la beta.

«Ambas variantes circulaban por Bélgica en ese momento, así que es probable que la mujer se coinfectara con diferentes virus de dos personas diferentes», dijo Vankeerberghen, quien reconoció que no saben cómo se contagió. Según la bióloga molecular, es «difícil» saber si la infección con las dos variantes influyó en el rápido empeoramiento de la salud de la anciana. La investigación aún no se ha enviado para su publicación en una revista médica, pero se trata en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID). En un comunicado recogido por De Morgen, Vankeerberghen afirmó que no hay otros casos publicados de infecciones con dos variantes, pero añadió que ese fenómeno «probablemente esté subestimado», en parte por las limitadas pruebas que se realizan para detectar las variantes.

TIROTEOS EN CHICAGO  COBRAN 14 VIDAS EN FESTEJOS DEL 4 DE JULIO

Estados Unidos celebró el Día de la Independencia con desfiles, barbacoas y fuegos artificiales, pero en Chicago, asolada por la violencia, 88 personas fueron baleadas, 14 de ellas fatalmente. La violencia del fin de semana festivo se produce después de una mayor atención de los medios y la policía al problema que ha plagado a Chicago durante todo el año, la tercera ciudad del país que va camino a superar los 774 asesinatos registrados en 2020, el segundo año más mortífero en las últimas dos décadas, superando a Nueva York y Los Ángeles juntos. Los fines de semana festivos suelen ser especialmente mortales en Chicago, por lo cual los miembros del Ayuntamiento el 2 de julio interrogaron, en un hecho sin precedentes, al superintendente de policía David Brown durante seis horas sobre las estrategias policiales para contener la violenta. Brown atribuyó gran parte de la violencia con armas de fuego a un sistema judicial que permite que las personas acusadas de delitos violentos, como homicidio, sean puestas en libertad bajo vigilancia electrónica. “Los tribunales que ponen a personas acusadas de homicidio de regreso en las comunidades… están creando un entorno inseguro para todos nosotros”, señaló Brown en una conferencia de prensa.

A pesar de esa reunión, fueron baleadas 10 personas más que el fin de semana anterior, cuando se registraron 78 víctimas de tiroteos, 10 fatales, en toda la ciudad. El año pasado, 87 personas fueron baleadas en Chicago, de las cuales 17 murieron, durante un período de cuatro días que incluyó el festivo 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos. A nivel nacional, hubo más de 400 tiroteos durante este fin de semana largo y al menos 150 personas murieron, según datos recopilados por Gun Violence Archive. Entre los 88 baleados el fin de semana largo en Chicago figuran cinco niños. También dos oficiales de policía fueron víctimas de disparos este lunes cuando intentaban dispersar a una multitud en el West Side. Sus vidas no corren peligro.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here