10 propósitos de año nuevo para un director

Llegamos al final de 2020 y es hora de hacer nuestros propósitos para el año entrante.

0
¿Cuáles son lo suyos?

Este año fue diferente a todos los demás. Con solo hablar con amigos y familiares o darles una mirada a las redes sociales sabemos que para muchos, el 2020 es un año para olvidar. Aunque eso será imposible precisamente por lo tormentoso que fue.

Y nadie puede afirmar que el año que llega va a ser mejor. A la fecha seguimos viendo cifras aterradoras de contagios y muertes en todo el mundo y varios países han vuelto a recurrir a medidas extremas de encierro y cuidado para evitar la propagación del Covid-19, que no deja de causar estragos.

Como sea, llegamos a esa época del año en la que se hacen los balances de lo que pasó y se trabaja en las previsiones para el año que viene, y por eso he querido proponer 10 tareas que un buen director artístico o de programación debería realizar.

Haga que estas tareas se conviertan en sus propósitos radiofónicos para el 2021:

1. Año nuevo, vida nueva

Estamos en época de navidad, la más alegre del año (al menos para quienes tendremos el verano por estos días). La gente está más tranquila, con mejor humor. Quiere dejar atrás los malos momentos y festejar con sus amigos y familiares.

Déjese contagiar de este ambiente y comience a crear lo que va a ser el ‘vestido’ de la emisora para el año entrante.

Refresque la imagen. Es hora de guardar en el armario las promos antiguas y los jingles desgastados y comenzar a trabajar en una producción que sorprenda a los oyentes y que demuestre que en su emisora siempre hay renovación.

Esta época le brinda una gran oportunidad para mantener viva y vibrante su estación. Haga de esta la semana para crear o reforzar la imagen auditiva de su emisora, y si puede, la imagen visual en sus redes e internet.

2. Revise el eslogan y el posicionamiento de su emisora

Ya que va a trabajar en el nuevo ‘vestido’ de su emisora, asegúrese de enfocarse en un eslogan único y unas pocas frases de batalla. Sin dejar de ser creativo, procure que todas sus promos e identificadores sirvan para reforzar el posicionamiento de su emisora.

Si usted se quiere vender como “la emisora más alegre”, procure que el eslogan y las frases de batalla vendan esa idea. Así como un oyente sabe que un iPhone 11 Plus es para gente que quiere mostrar su estatus, encuentre esa característica por la que puedan identificar y preferir su emisora.

No importa que el eslogan sea antiguo. Si vende su imagen, no lo cambie. Eso produce recordación e identificación inmediata. Blu Radio, a pesar de que lleva 8 años al aire, sigue siendo “La nueva alternativa”. Y eso la mantiene fresca, joven y fácil de recordar.

Pero sí puede renovar su sonido, hacerlo más actual, ‘maquillarlo’ un poco y demostrar que usted cuida su marca.

Y si tiene frases de batalla que vendan su posicionamiento, y les pide a sus talentos que lo refuercen al aire, asegúrese de que todos tengan claro qué es lo que se quiere comunicar. El no hacerlo y permitir que cada talento hable del propósito de la emisora «en sus propias palabras» podría debilitar el efecto.

El mensaje debe ser consistente para que el público lo capte, lo entienda y lo recuerde.

3. Venda su mejor activo: la música

Aunque usted no lo crea, muchos directores se preocupan más por hacer eventos, concursos y por mostrarse en la calle que por vender su programación musical.

La música siempre debe ser el componente más importante de una emisora. El público llega a su emisora por su música y se queda porque encuentra, además, buenos locutores, concursos, eventos y otros elementos de producción.

Aproveche esta época del año para trabajar en promover la cantidad de música que usted toca, los estilos o géneros que hacen parte de la programación y esa mezcla de artistas y ritmos que marcan una diferencia con las demás emisoras.

Recuerde que la gente “usa” la radio. No se queda en una emisora todo el día. Si quiere informarse, se va a su emisora preferida de noticias. Si quiere estudiar, busca su emisora preferida de música tranquila. Si va a subir su estado de ánimo, busca su emisora favorita de música alegre.

¿Cómo identifica la gente a su emisora? ¿Cuál es el elemento que la diferencia de las otras? ¿Por qué la gente prefiere la música de su emisora y no la de las demás? ¿Cuál es esa ‘imagen’ que les vende a sus oyentes?

Si no lo sabe, es momento de encontrarla. Y si la tiene clara, empiece ya mismo a trabajar duro en ese posicionamiento, en vender sus características principales, en recordarles a sus oyentes cuáles son los estilos y los artistas que identifican a su emisora.

Y revise la forma como sus disc-jockeys ‘venden’ la música. ¿Deja que cada locutor diga lo que se le ocurra? ¿Les ha dado algunas instrucciones de cómo y cuánto deben hablar? ¿Anuncian siempre los títulos y los artistas? ¿Lo hacen al inicio o al final de las canciones? ¿Cada cuánto tiempo deben hablar?

4. Participe y revise la playlist de su emisora

Una de las más importantes recomendaciones de los gurúes de radio es la de que en cada franja de 15 minutos esté representada su emisora. Es decir, si alguien escucha solo un cuarto de hora entenderá claramente de qué se trata y cómo es la música que pone el resto del día.

De esta forma, si alguien escucha 15 minutos en la mañana y luego escucha otros 15 minutos en la tarde o en la noche, sabrá exactamente con qué se va a encontrar, lo que ayudará a reforzar la imagen de la emisora.

Obviamente no estoy hablando de repetir las canciones sino del orden en que van programadas: un balance similar entre rápido y lento, entre nuevo y viejo, entre éxitos, canciones recurrentes y ‘viejitas’. Eso se llama ‘consistencia’.

Lo contrario a ‘consistencia’ es que en un cuarto de hora suenen 3 reggaetones seguidos, en el siguiente suenen 2 baladas, en el tercer cuarto de hora suenan dos canciones en inglés, y así sucesivamente.

Cada franja de 15 minutos debería contener y mostrar lo que es su emisora, cuáles son los géneros y artistas bandera.

Y ya que la música es lo más importante de su emisora, asegúrese de que cada empate, cada canción y cada franja de música de 15 minutos cumpla con sus objetivos.

Revise las canciones con regularidad para asegurarse de que estén rotando correctamente. No solo por las diferentes franjas del día sino también dentro de cada hora.

Por ejemplo, si la primera vez que sonó un título determinado lo hizo en la primera media hora, asegúrese de que la próxima vez que suene lo haga en la segunda media hora.

Cuide que las canciones no caigan a la misma hora de ayer sino que roten por otras horas antes de repetirse en la misma franja. Esto evitará que los oyentes digan que usted “repite demasiado”.

Si usted no es el programador, de todos modos revise lo que hace la persona encargada. Supervisarlo es parte de su trabajo. Y si usted es quien programa, procure no delegar la responsabilidad de revisar la playlist del día en alguien que no esté calificado para hacerlo.

5. Analice esta temporada navideña

Bueno, apenas estamos comenzando diciembre, pero no es ningún secreto que muchas emisoras, si no todas, están en modo ‘navidad’ desde hace varios días. De hecho, algunas empiezan desde septiembre u octubre.

Pero desde ahora ya se puede analizar cómo ha sido esta temporada navideña y sacar conclusiones de lo que debe y no debe hacer el año próximo. Podrá darse cuenta, por ejemplo, cuáles canciones ya están ‘quemadas’ o cuáles pudo haber tocado y no lo hizo.

Mire qué puede mejorar el año próximo. Revise su programación musical. Busque qué le hizo falta este año y, por qué no, aproveche que tiene fresca esta época para guardar algunas buenas ideas para implementar en la navidad del año entrante.

6. Lo importante de un locutor no es que hable mucho sino que hable bien

Mantenga los elementos de conversación al grano. Revise que cada salida al aire sea interesante, al punto, sin extenderse demasiado, siempre con un toque de entretenimiento y amabilidad.

Recuérdeles a sus disc-jockeys de hablarle a una sola persona, que hagan de cuenta que están conversando con su mejor amigo y asegúrese siempre de que lo que hablen lo hagan con sinceridad, calidez y amabilidad.

Pero, sobre todo, promueva la preparación de los turnos. Sea cada vez más exigente, y premie o felicite a quienes lo hagan mejor. Insista en que es preferible entregar algo que arranque una sonrisa o un dato desconocido de un cantante que promocionar las redes sociales o invitar a “llamar a dejar saluditos”.

Insista en que se aseguren de que si van a interrumpir la música es porque tienen algo valioso para decir, y que si no es así lo mejor es que no hablen y dejen correr la música. “Si no tiene nada importante que decir, no lo diga”.

7. Use la metodología del ‘Aircheck’

A los locutores les gusta que sus jefes les digan cómo están realizando su trabajo. Ellos esperan su feedback, quieren saber si lo están haciendo bien y en qué podrían mejorar. Y para ello existe una técnica llamada ‘Aircheck’.

No hay mejor manera de entablar relaciones y ayudar a los locutores a sonar mejor que invitarlos a su oficina, cerrar la puerta, apagar todos los celulares y demás dispositivos, escuchar sus turnos y ofrecer comentarios constructivos.

Hágalo de manera regular y de forma que ellos sientan que no se trata de una forma de regañarlos ni de atacarlos sino que es la oportunidad de que usted les transmita sus conocimientos y les ayude a salir adelante con sus carreras.

Esta no es una reunión para cuestionar su trabajo sino para reforzar su cercanía con ellos, dejarles claras sus expectativas, resolver cualquier duda, resaltar las cosas buenas y trabajar en mejorar lo que no salió como se esperaba.

8. Revise y actualice su arsenal digital

¿Está asegurándose de que su portal web y sus redes se actualicen lo suficiente y entreguen información relevante y entretenimiento permanente? ¿Es fácil acceder al audio de la emisora? ¿Se mantienen actualizados los datos de contacto?

Luego de cambios de personal o de programas, ¿la parrilla de programación está actualizada? ¿Están  bien escritos los nombres de los talentos? ¿Las fotos son llamativas? ¿Hay promociones y concursos desactualizados?

¿Se asegura de que los textos tengan buena redacción y ortografía? La forma de redactar habla mucho del cuidado que le ponen a sus sitios web y causan una impresión positiva o negativa dependiendo del cuidado que se le ponga a este tema.

A pesar de que los presupuestos de marketing cada vez son más reducidos, haga todo lo posible para maximizar estas herramientas.

9. Trabaje ahora en las mejoras técnicas

A pesar de la reclusión a la que se ven avocadas muchas personas y a las limitaciones de viaje impuestas por el gobierno, es muy posible que ahora muchos de sus oyentes se vayan de viaje, y si no lo hacen, es posible también que cambien algunos de sus comportamientos habituales.

Esta podría ser una buena época para hacer los arreglos necesarios, especialmente aquellos que impliquen sacar del aire la señal por unos minutos, horas e incluso días.

Hable con el personal de la emisora para saber cuáles son los requerimientos técnicos más urgentes y aproveche esta época para solicitar los cambios necesarios y que estén dentro del presupuesto de la empresa.

Aproveche la ausencia de algunos talentos en cabina para hacer cambios de equipos, de muebles o de decoración. De pronto es el mejor momento para pintar las paredes o cambiar los viejos afiches colgados en los muros.

Puede aprovechar también para cambiar la disposición física de algunos muebles, incluyendo la mesa de trabajo y la consola de audio. Los cambios siempre serán refrescantes y ayudarán a desechar malas energías.

10. Planifique con anticipación.

No espere hasta el último minuto para planificar investigaciones, promociones o programas de marketing. ¿Ya sabe cuáles promociones va a repetir el año entrante? ¿Tiene un calendario de actividades? ¿Hubo algún evento que no funcionó y no vale la pena repetirlo?

Todos sabemos cuáles son las fechas de entrega del ECAR y del EGM, así que tenga en cuenta esas fechas para preparar sus análisis y los reportes que tenga que entregar a sus jefes.

Insista en que lo inviten a participar en las reuniones de presupuesto de su emisora y aproveche esos momentos para discutir sus necesidades, evitar que hagan gastos innecesarios y, por el contrario, tratar de que se invierta en cosas que usted realmente necesita.

Conclusión

Siempre, al finalizar el año, hacemos un repaso de cómo nos fue, qué hicimos y qué dejamos de hacer. Hacemos planes y no siempre los sacamos adelante por diferentes circunstancias.

Algunos querrán dejar de fumar, otros se comprometerán a hacer dietas y rebajar de peso, unos más dirán que madrugarán a ir al gimnasio todos los días de la semana.

Sabemos que muchas de esas metas son inalcanzables. Nos conocemos a nosotros mismos y sabemos que no quedan más que en buenas intenciones.

No dejemos que eso suceda con nuestro trabajo.

COMPARTIR

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here