Panorama de incertidumbre dentro del IMER

0

En días recientes el Instituto Mexicano de la Radio (IMER) tuvo que realizar drásticos cambios en su barra de programación de contenidos en sus emisoras de la Amplitud Modulada debido a ajustes presupuestales, los cuales han derivado en la falta de solidez económica para poder sustentar los sueldos de trabajadores y servicios esenciales como la energía eléctrica.

Por si fuera poco, el IMER también se vio imposibilitado de cubrir el pago de las llamadas cartas de tránsito, las cuales exigen un pago al sindicato por toda aquella voz al aire no originada por un trabajador no sindicalizado. Por lo que de querer continuar con un mínimo de programación, correspondiente al segundo semestre del año, se tendría que pagar al menos 3 millones de pesos, haciendo un cálculo conservador. Evidentemente la cifra aumentaría considerablemente de regresar la programación habitual.

Para poner en contexto; de acuerdo con el documento “Reporte de Resultados: Evaluación del Instituto Mexicano de la Radio” que cubre el periodo comprendido entre octubre de 2014 y enero del 2015, aproximadamente un 40% de los trabajadores del IMER se encuentran sindicalizados en dos entidades. Por un lado; El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio, Televisión y Telecomunicaciones (STIRTT), el cual vela por los derechos de los trabajadores en estaciones de Amplitud Modulada en la Ciudad de México y un par más en Michoacán y Sonora; y por el otro lado, se encuentra el Sindicato Nacional de Trabajadores del Instituto Mexicano de la Radio (SNTIMER), defendiendo los derechos de quienes laboran en la Frecuencia Modulada en la capital del país y algunas emisoras en Chihuahua, Yucatán, Chiapas y Oaxaca. Gran parte de los funcionarios son personal administrativo; cuyas áreas no se relacionan a la locución, operación, transmisión o producción de contenidos de las estaciones pertenecientes al IMER. Dichos datos indicarían que el IMER pagaría una cuota correspondiente a las cartas de tránsito por 60% de su personal.

Por su parte; Aleida Calleja, Directora del Instituto Mexicano de la Radio, llamó a los sindicatos a encontrar una pronta solución, con el objetivo de continuar brindando a la audiencia calidad e información profesional.

Las acciones tomadas han dejado en evidencia que las entidades sindicales dentro del IMER se han convertido en sinónimo de ineficiencia operativa y abusos laborales; los cuales han impactado en la capacidad para mantener al aire las 17 estaciones pertenecientes al Instituto Mexicano de la Radio.

Nota realizada con información de ‘El Economista’.

 

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here