¡Bronco le entra al movimiento alterado en el Auditorio Nacional!

La agrupación hizo duetos con Alicia Villarreal y Lemongrass…

0

Recordaron a los afectados por los sismos.

Es una agrupación icónica en América Latina, pero reconoce que el movimiento alterado tiene exponentes exitosos, así que durante su debut en el Auditorio Nacional este sábado 28 de octubre, Bronco sorpresivamente anunció que entraría a ese subgénero del regional mexicano y que taparan los oídos a los pequeños por el fuerte contenido del tema a presentar. Acto seguido, sonaron los primeros acordes de “El sheriff de chocolate” y Lemongrass llegó a la tarima, entonces fue posible darse cuenta que se trataba de una ironía.

Buenas noches gente hermosa, estamos nerviosos porque en más de 30 años es la primera vez que pisamos este hermoso escenario y esperamos que no sea la última, porque estamos en una nueva etapa de la agrupación con nuestro nombre original, dijo Lupe Esparza para darle la bienvenida a su público al show cuando ya habían interpretado “Libros tontos”, “Que te han visto llorar” y “Estoy a punto”.

El viaje por los éxitos de la agrupación continuó, pero la gente los coreaba como si se tratara de los sencillos del momento. Uno de los momentos clave en la noche de este concierto fue cuando dieron el pésame a Los Mier por el lamentable deceso del guitarrista Eduardo Mier y recordaron a su ex integrante “Choche”, homenajeando a ambos con su clásico “Amigo Bronco”.

La banda comandada por Lupe Esparza no dejó de relinchar en toda la velada e incluso invitaron a Alicia Villarreal a cantar con ellos el tema original de Armando Manzanero, pero que se volvió un himno en su carrera: “Adoro”. “La güerita consentida” deslumbró con un vestido rojo y sombrero que contrastó con los trajes negros con vivos dorados y un caballo en pedrería obscura de cada uno de los miembros del ahora quinteto.

“Aunque no me quieras”, “Nunca voy a olvidarte”, “Que no quede huella”, “Si te vuelves a enamorar” y “Grande de caderas” –la primera canción que grabara Bronco en su carrera– convirtieron al Coloso de Reforma en una auténtica pista de baile estilo norteño cumbia, al tiempo que se proyectaban en las pantallas imágenes de los tiempos en los que incluso llenaban el Estadio Azteca.

Con la esencia de ese grupo que ha marcado las vidas de millones de personas en Latinoamérica durante sus 37 años de carrera, pero ahora renovados con la más alta tecnología, el grupo se dio el gusto de interpretar un par de melodías acompañado del Mariachi 2000, entonces siguieron al hilo “Déjame amarte otra vez” y “Échame a mí la culpa”.

Ya en la recta final, José Esparza, hijo de Guadalupe, recordó que tenían mucho tiempo sin presentarse en la Ciudad de México y resaltó la unión del pueblo tras los sismos del 7 y 19 de septiembre pasados e incluso aseguraron que desde Nuevo León ellos veían por la televisión esa ayuda desinteresada de la gente, lo cual los hizo sentirse más orgullosos de ser mexicanos.

La lluvia de temas clásicos de Bronco continuó con “Pastilla de amnesia”, “El sheriff de chocolate” (y su irónica referencia al movimiento alterado), Dos mujeres, “Corazón duro”, “Con zapatos de tacón”, “El golpe traidor”, “Sergio el bailador” y “Oro” que marcó el final del recital, no sin antes recordar que su galope por el mismo escenario continuará el próximo 10 de diciembre.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here