La radio debe modernizarse

(Casi) siempre hablamos bien de la radio, sin embargo, hay cosas que molestan y necesitan cambios o mayor modernidad.

0

Nielsen no es un absoluto.

Cuando alguien dice que la radio está pasando por una crisis o escribe de manera negativa contra la radiodifusión, salta Nielsen como un paladín justiciero buscando corregir el mal. Eso, desde varios ángulos, se traduce en una actitud desesperada.

Lo mejor que puede hacer la industria de la radio es pensar de un modo sincero y autocrítico. No todo pueden ser victorias, en especial cuando hay muchas y buenas opciones buscando arrancar la atención de las personas.

La modernización es uno de los temas que la radio debe atender lo más pronto posible, en especial cuando se trata del streaming y la presentación en los tableros de los autos.

Es un hecho comprobado científicamente que los trabajadores no pueden laborar y ver televisión al mismo tiempo. La distracción es total cuando sucede esto; sin embargo, cuando se trata de audio, el escenario cambia y la radio entra al quite.

Las emisoras que tienen su señal en línea a través del streaming ya están un paso delante de la competencia. Los fans pueden seguir la transmisión que comenzó en el auto y terminarla en la oficina. Ahí todos ganan.

El streaming, con el paso del tiempo, ha mejorado la experiencia del usuario a la hora de escuchar audio. Tiene mejor calidad, presenta información relevante sobre la música y un sinfín de cosas más, incluso permite la inserción de anuncios de audio que otorgan un espacio más de venta a las estaciones.

La tecnología de transmisión en línea va mejorando y la industria de la radio deberá aprovechar cada avance que esté a la mano para mejorar la experiencia del escucha.

La radio necesita perfeccionismo en todos los sentidos.

Los autos son el lugar donde la gente escucha más la radio. Mínimo lo hace unas 2 o 3 horas a la semana. La cuestión aquí es que el tablero del automóvil es un lugar muy desaprovechado.

¿A qué nos referimos? Por lo general, la información que ve el usuario mientras maneja no es la correcta. El Id3 de las canciones no está actualizado, mucho menos el nombre de la estación y demás temas.

Los sintonizadores de radio más avanzados que pueden mostrar imágenes en pantalla también son desaprovechados. La lógica indica que esta clase de usuarios con artículos modernos son los menos, pero, al contrario, cada vez son más y, cuando se trata de escuchar radio, se sienten decepcionados por la experiencia.

La gente encargada de estos temas dentro de una radiodifusora debería ser mucho más exigente. Esta clase de elementos son clave para la modernización del medio.

Las opciones están ahí. No todo el tiempo podemos pensar que Nielsen vende datos seguros. No está demás comprobar por propia mano si la gente escucha y participa.

Por eso, mejora la experiencia del usuario genera conversación e interacción.

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here