Periodista fue agredido por funcionario de Presidencia en acto de firma de paz

0

Daniel Garay era el contacto de prensa para los miles de periodistas que viajaron a Cartagena a cubrir la histórica firma para poner fin al conflicto armado entre Gobierno y Farc. Hacia el mediodía del lunes, en la Iglesia de San Pedro Claver empezó una ceremonia religiosa en la que curiosamente el cardenal Pietro Paroli, Secretario de Estado del Vaticano, alzó varias oraciones para que sea posible el perdón y la reconciliación en Colombia.

Mientras el prelado hablaba de paz, perdón y reconciliación, un reportero gráfico de la revista Semana intentaba ingresar al lugar para cubrir el evento. Fue sorprendido por Garay en la entrada. El funcionario, al principio de una manera amistosa, le dijo al comunicador y su acompañante que no podían ingresar, dado que en el lugar solo había prensa oficial internacional. Según él, no había un solo periodista nacional cubriendo ese punto de la agenda, que precedió el almuerzo y la posterior firma de paz y apretón de manos entre el presidente Juan Manuel Santos y el máximo jefe de las Farc, Rodrigo Londoño.

«No puedo. Entiéndeme. La orden que nos dieron a nosotros fue que solo entra prensa oficial de cada país. Nadie de prensa nacional está aquí, ni de entidades. Todo es de Presidencia. ¿Necesitan fotos? ¡Bájenlas de la página de Presidencia! Esto es un evento de Gobierno e interés nacional «, dijo Garay. Lo inexplicable es que siendo, como él mismo dijo, un evento de interés nacional, le hayan restringido la entrada a periodistas del país. Pero el asombro fue mayor cuando los periodistas le dijeron al funcionario de qué medio eran.

– «Yo sé. Mira, él es de Semana «, dijo la acompañante del comunicador.

– «Yo entiendo, pero aquí no. ¡Menos Semana! «, replicó el funcionario, quien se alejó de la entrada dando la orden de impedir a toda costa el ingreso de periodistas del país.

Para impedir que Garay los abandonara, la mujer le dijo a Garay que hablarían con Santos para comunicarle su disgusto con la decisión. En ese momento se dio la agresión, cuando Garay se devolvió a repetirles: «es un  evento de interés nacional». Garay se percató que lo estaban grabando y quiso tapar la cámara del dispositivo móvil que estaban usando los periodistas y en el que quedó grabada toda la conversación. Los hechos son confusos, pero al parecer el celular cayó al piso, y solo se escucharon lamentos de ira del periodista.

— Manuel Salazar (@manolitosalazar) 27 de septiembre de 2016 «Yo decidí grabar para dejar constancia de que no pude hacer mi trabajo porque no me permitían la entrada, no porque no quisiera. (…) Entonces el señor me agredió y me dobló la mano por intentar quitarme el teléfono. Todavía tengo la mano hinchada. (…) Luego, ese señor pidió a los policías que me detuvieran y me quitaran el celular, pero ellos no se iban a meter porque había mucha gente presenciando lo ocurrido», dijo Rozo al medio en que desempeña sus labores.

Aunque ese día no trascendió, el hecho se hizo viral al ser compartido por miles de usuarios en redes sociales, que cuestionaron el manejo de la situación por parte del funcionario. Ni el Gobierno, ni el propio Garay, se han manifestado públicamente al respecto, pero organizaciones como la Fundación para la libertad de prensa (FLIP) ya rechazaron la agresión y censura de la que fue víctima el comunicador.

Por medio de un comunicado, la entidad aseguró estar preocupada, pues afirman que las agresiones de funcionarios de Presidencia a periodistas han sido reiterativas. «El 16 de febrero de este año una situación similar se presentó en Santa Marta cuando un miembro de la guardia de seguridad del presidente Juan Manuel Santos obstruyó el trabajo de varios reporteros locales y los agredió verbalmente», aseguró la Flip, que hizo un llamado al equipo de comunicaciones de Presidencia para que se comprometa con respetar la labor de los periodistas, y les dé las garantías para cubrir todos los eventos programados.

Finalmente, la Flip recordó a los funcionarios de Presidencia la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). «Una medida de protección simple pero sumamente eficaz consiste en que las más altas autoridades del Estado reconozcan de manera constante, clara, pública y firme la legitimidad y el valor de la labor periodística , aun cuando la información difundida pueda resultar crítica, inconveniente e inoportuna para los intereses del gobierno», citó la entidad para pedirle al Gobierno que facilite la labor de informar que buscaban los asistentes al evento.

Fuente: El Espectador

Agrega un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here